¿Qué es la piel sensible? ¿Qué podés hacer al respecto?

Es difícil encontrar una definición precisa de “piel sensible”, pero la piel sensible existe: cada vez más personas se definen como personas con piel sensible, alcanzando proporciones tan altas como el 50%. Es posible que tengamos que redefinir lo que es normal, porque si más de la mitad de nosotros tiene piel sensible, este valor de referencia se convierte en una nueva normal. Claramente, debe haber algo que estamos haciendo mal. En “nosotros” incluyo a personas en general y a quienes elaboran productos para el cuidado de la piel.

¿En qué consiste una reacción “exagerada” de la piel? Puede tratarse de dolor, escozor, sequedad, inflamación, enrojecimiento, reacciones a productos o a condiciones ambientales que generalmente no son descriptas como irritantes o alergénicos.

En mi opinión, este gran aumento de personas con piel sensible es índice de un problema autoinfligido: estamos erosionando nuestra piel y al hacerlo estamos rompiendo la barrera de la piel. El dogma del “régimen” a seguir que impulsan las compañías de cuidado de la piel es un factor importante en este mal hábito. Las empresas dedicadas al cuidado de la piel quieren vender más productos, por lo que te instan a que erosiones la barrera de la piel usando productos de limpieza fuertes, ácidos y polvos pulidores (el equivalente a lijar una pared), para que luego tengas que reemplazar la piel eliminada con un producto humectante que no será tan eficaz. Otras empresas te venden dispositivos que utilizan calor, vibración o luz para “rejuvenecer” tu piel cuando lo que realmente hacen es irritarla y causar inflamación. Esto puede provocar una tensión temporal de la piel y la ocultación de las arrugas, pero cuando la inflamación pase, tu piel será más vieja en estructura y fisiología.

Una definición útil de piel sensible: un tipo de piel que presenta una mayor reactividad que la piel “normal” y desarrolla reacciones exageradas cuando se la expone a factores externos. Los dermatólogos han intentado desarrollar pruebas que les permitan cuantificar la autopercepción de la piel sensible, pero aún no existe un test tal. No obstante, algunos parámetros objetivos sí pueden ser medidos. Tu piel puede tender a tener una barrera dañada, lo que llevaría a una hiperreactividad de la piel ante irritantes solubles en agua, simplemente porque absorbe más irritantes. El eritema (enrojecimiento de la piel) muestra que la hiperreactividad vascular cutánea puede corresponder a una vasodilatación basal, es decir, los vasos sanguíneos suelen estar más dilatados de lo que deberían estar.

¿Qué podés hacer si tenés piel sensible?
• Elegí con cuidado un producto hidratante. Incluso las cremas muy simples pueden contener ingredientes que hagan arder tu piel. Pueden ser buenas para otras personas. Si das con un producto hidratante bueno para vos, no lo pierdas. Volveré a este punto enseguida.

• Usá la menor cantidad posible de productos tópicos / cosméticos.
• Si algún producto cosmético te arde o te produce molestias, dejá de usarlo inmediatamente.
• Evitá el jabón y las mascarillas limpiadoras o exfoliantes.
• Evitá los productos que contienen retinoides o alfa hidroxiácidos no amortiguados.
• Protegé tu piel de la luz solar, el calor, el viento y los cambios de temperatura.
• Elegí productos para el cabello sin detergentes irritantes.
• Siempre elegí fórmulas libres de fragancias y de aceites esenciales.
• Después de 3 a 6 meses de evitar los productos cosméticos, volvé a introducirlos uno por uno a intervalos de una o dos semanas. Recordá que siempre es posible una recurrencia.
• Comida y bebida: prestá atención, ¿el problema aparece después de comer una comida picante o de tomar café? Limitá el consumo de alcohol, el alcohol dilata los capilares que llegan a tu piel y aumentará su permeabilidad.

¿Cómo elegir un producto hidratante?
El producto hidratante “correcto” tiene que ser adecuado para vos, pero he aquí algunas sugerencias y los por qué. Mi nieta reacciona mal a las cremas que contienen lanolina, pero a mí me va bien con ellas, de manera que tenés que “escuchar a tu cuerpo” y leer la lista de ingredientes.

Every Lipid Serum de Skin Actives: sin fragancia, sin aceites esenciales, pero sí con ácidos grasos esenciales y otros lípidos que ayudarán a reafirmar la barrera de la piel.

Crema ultra calmante para la piel de SkinActives: contiene varios activos que ayudan a disminuir la inflamación, disminuyen la respuesta alergénica (y fortalecen la respuesta inmunitaria “correcta”), como xilitol, luteolina y extractos de Polypodium leucotomos, Andrographis paniculata, Centella Asiatica y Boswellia serrata. También se incluyen los lípidos requeridos por tu piel para construir la barrera de la piel, disminuir la pérdida de agua y la penetración de sustancias nocivas.

Redness Reduction Serum de Skin Actives: ayudará con los vasos sanguíneos que reaccionan enrojeciéndose ante el calor y otros desencadenantes ambientales, como ocurre en la rosácea. Para este problema, también podés probar el spray anti-envejecimiento Hydra Mist de Skin Actives, que además tiene la ventaja de suavizar las arrugas durante un par de horas.

Skin Soothing Serum: calma la piel al instante, después del afeitado o una picadura de mosquito. El “caldo mágico” no es mágico, pero tiene los grandes polisacáridos de las algas marinas y está enriquecido con fucoidanos. Agregá bisabolol, PCA sódico para reemplazar el factor de hidratación natural perdido y estarás a mitad de camino, de vuelta a la piel “normal” que ya no es tan sensible.

Consejos de estación
A muchas personas el cloro en las piscinas les causará picazón y/o escozor. El agua debe mantenerse libre de microorganismos y parásitos peligrosos, y el cloro sigue siendo una de las mejores maneras de garantizar la seguridad de una piscina. Cuando salgas de la piscina, quitate el traje de baño (enjuagalo bien) y tomá una ducha. Posteriormente, aplicate un producto antioxidante de Skin Actives.

En invierno el aire es seco, ya sea porque está frío y con nieve o por la calefacción que se utiliza dentro de la casa y el trabajo. En verano, los rayos UV y el calor irritarán tu piel y la secarán. Ajustá la crema hidratante en consecuencia y volvé a aplicarla según sea necesario.

Y un mensaje final para llevar a casa: tené en cuenta lo que aplicás en tu piel, incluso los productos que pueden ser de ayuda en este momento, como la crema con cortisona, pueden hacerte daño a largo plazo.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

ADVERTENCIA: Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la FDA y no tienen el propósito de diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.