Skip to content

Las mitocondrias en el cuidado de la piel

En mi opinión (soy Hannah), los pilares para el cuidado de la piel son tres: las mitocondrias, los antioxidantes y la protección contra los rayos UV. Y las siguientes necesidades -proteger la piel de los rayos UV y de los oxidantes fuertes, y proteger la integridad de las mitocondrias- NO son específicas de edad alguna.


¿Qué hacen las mitocondrias?
Permítanme explicarles por qué las mitocondrias son tan importantes y, por lo tanto, merecen la mejor atención posible que les podamos brindar. Las mitocondrias proporcionan energía en forma de trifosfato de adenosina (ATP), la forma de energía que nuestras células pueden usar para afrontar las “tareas domésticas”, crecer y dividirse. Esto es cierto, no solo para nosotros los humanos, sino para todos los eucariotas (organismos con núcleo). Las mitocondrias usan oxígeno molecular para extraer mucha energía que de otro modo se perdería, y los alimentos al final se convierten en dos moléculas de baja energía, agua y dióxido de carbono. Ni siquiera voy a entrar en por qué la reducción de NAD + y FAD es crucial (dejaré esto para el próximo posteo).


Figura- Diagrama de la respiración celular que incluye la glicólisis, el ciclo de Krebs (también conocido como ciclo del ácido cítrico) y la cadena de transporte de electrones. https://en.wikipedia.org/wiki/Cellular_respiration#/media/File:CellRespiration.svg.


Mitocondrias y envejecimiento
Esta gran eficiencia de conversión de energía que muestran las mitocondrias tiene un costo: el proceso en sí mismo produce oxidantes fuertes como peróxido de hidrógeno, superóxido y radicales hidroxilo como subproductos. Todos los sofisticados mecanismos antioxidantes de la célula (incluida la vitamina C, el ciclo del glutatión, la vitamina E y varias enzimas antioxidantes) no logran proteger completamente a las mitocondrias de un daño lento pero persistente. Este estrés oxidativo hace que las mitocondrias envejezcan a un ritmo más rápido que el resto de la célula, porque la oxidación de los lípidos, proteínas, ARN y ADN del orgánulo es acelerado. De hecho, el daño oxidativo al ADN mitocondrial (el único orgánulo con su propio ADN fuera del núcleo) es de 8 a 10 veces mayor que el daño que se constata en el ADN nuclear. El daño oxidativo también afecta negativamente la membrana mitocondrial interna, donde se ubica la enzima crucial ATPasa y donde se produce el ATP. Los fosfolípidos de la membrana mitocondrial interna cambian y se tornan aún más sensibles al daño oxidativo. Estos cambios terminan afectando la fluidez y la permeabilidad de la membrana, y seguramente perjudicarán la capacidad de las mitocondrias de satisfacer las demandas de energía celular.

La aceleración de la senescencia inducida por oxidantes tiene importantes consecuencias para las mitocondrias. Las mitocondrias envejecidas pierden eficiencia en su trabajo de extraer energía de los alimentos, y la actividad enzimática y la afinidad de unión al sustrato disminuyen. Se ha descubierto que este deterioro de la función se puede revertir parcialmente en animales envejecidos si se los alimenta con metabolitos mitocondriales, acetilcarnitina y ácido alfa lipoico. Este tipo de información proporciona elementos probatorios circunstanciales de la teoría mitocondrial del envejecimiento (también conocida como teoría del envejecimiento de los radicales libres), que sostiene que la lenta acumulación de mitocondrias deterioradas es la fuerza que motoriza el proceso de envejecimiento.

Incluso aunque no aceptemos la teoría de que el envejecimiento mitocondrial es la causa del envejecimiento en su totalidad, no hay duda de que el deterioro de las mitocondrias es al menos parcialmente responsable del envejecimiento del organismo todo.

Si las mitocondrias son tan importantes para la piel, ¿por qué la industria las ignora?
En realidad, no se las ignora. Ha habido intentos de abordar el “problema de la energía”, algunos de ellos mal encaminados.
Uno de los primeros ingredientes que se introdujo en los “cosmecéuticos”, es decir, los productos para el cuidado de la piel que influyen en la fisiología de la piel pero a los que se hace “pasar” como cosméticos, fue el ácido alfa lipoico, un antioxidante crucial para el uso de energía en la célula. El ácido R-alfa lipoico es un cofactor del complejo piruvato deshidrogenasa, fundamental para la respiración y la producción de energía en la célula.
La coenzima Q10, otro ingrediente favorito en el cuidado de la piel, es parte de la cadena de transporte de electrones en las mitocondrias.
La introducción de estos dos valiosos ingredientes fue seguida por una gran debacle. La idebenona, una sustancia química sintética creada para tratar la enfermedad cerebral causada por mitocondrias defectuosas, fue diseñada para abordar el problema de la barrera hematoencefálica. La industria del cuidado de la piel se apropió de este medicamento sin pensar en los problemas inmunológicos que se crearían al introducir un análogo químico de la coenzima Q10, parte vital de la maquinaria mitocondrial, en un organismo capaz de producir una respuesta inmunológica.
Hasta ahora, la comprensión del efecto del envejecimiento de las mirocondrias en la fisiología de la piel se ha traducido en la aplicación tópica de ácido alfa lipoico, acetil carnitina y diversos antioxidantes en productos antienvejecimiento.

En Skin Actives nos tomamos muy en serio el efecto de los oxidantes en la célula, por lo que hemos estado ofreciendo acetilcarnitina, CoQ10, ácido alfa lipoico y otros ingredientes durante mucho tiempo. También ampliamos el espectro de antioxidantes y lípidos para la prevención y reversión del daño de la piel. Sin embargo, si prestás atención a un proceso tan complejo como la respiración, verás que estos ingredientes son una respuesta muy parcial a la estructura y función de las mitocondrias. Es por eso que ofrecemos un concentrado de mitocondrias para productos HUM y una crema muy especial.

Si las mitocondrias son tan importantes, ¿por qué no han sido usadas antes de Skin Actives?
Porque no son fáciles de obtener. Pero lo que ocurre es que en una de mis vidas pasadas, fui una bioquímica dedicada a los orgánulos vegetales.
En Skin Actives hemos llevado el rejuvenecimiento mitocondrial un paso más allá. La adición de concentrado mitocondrial a nuestros activos y productos premezclados ha sido un paso natural en los esfuerzos por llevar al cuidado de la piel los beneficios del conocimiento científico y la tecnología.

¿Cómo preparamos nuestro concentrado mitocondrial?
Seguimos un procedimiento desarrollado inicialmente por mi colega, Roland Douce, et al. (1987) en Grenoble, Francia, para aislar orgánulos de tejido vegetal.
Para liberar las mitocondrias, trituramos flores de coliflor (Brassica oleracea) frescas (nunca congeladas, la congelación rompe las membranas celulares) moliendo, liberando el contenido celular en una solución isotónica controlada. En este punto, el homogeneizado (denominado brei o puré) contiene macromoléculas solubles, junto con fragmentos de membrana y orgánulos (núcleos, mitocondrias, ribosomas, etc.).

A continuación, separamos las mitocondrias de otros contenidos celulares mediante centrifugación diferencial. Este método se basa en el hecho de que, durante la centrifugación, las partículas más grandes sedimentan más rápido que las partículas más pequeñas, por lo que la centrifugación repetida de un homogeneizado celular a velocidades sucesivamente más altas sedimenta partículas progresivamente más pequeñas. De este modo, al implementar una serie apropiada de centrifugaciones podemos separar las mitocondrias de las partículas más grandes y más pequeñas. Finalmente sedimentamos las mitocondrias y las volvemos a poner en suspensión en un medio adecuado para su inclusión en cremas o sueros.

Figura: purificación de orgánulos mediante centrifugación diferencial. Por Thomasione – Trabajo propio https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=37665969


¿Dónde encontrarás el concentrado mitocondrial SAS?
En Revitalizing Nutrient Cream, la crema nutritiva revitalizante Skin Actives Scientific.

Mirá bien los ingredientes, elegidos para hacer felices a las mitocondrias de la piel: concentrado de mitocondrias de coliflor, más una lista de ingredientes que apoyan la función mitocondrial, desde cofactores necesarios para las enzimas respiratorias (ácido R-alfa lipoico) hasta colesterol y ácidos grasos esenciales para mantener las membranas mitocondriales, antioxidantes y proteínas antioxidantes, nutrición (endospermo de coco), nutrición (aminoácidos) y más nutrición (extracto de levadura) ¡y mucho más!
Para los fanáticos del Hágalo Usted Mismo, ofrecemos un concentrado de mitocondrias en forma de suspensión. Solo tenés que agregar unas gotas a tu brebaje favorito.


Referencia
Douce, R., Bourguignon, J., Brouquisse, R., & Neuburger, M. (1987). Isolation of plant mitochondria: General principles and criteria of integrity. Methods in Enzymology, Volume 37, Plant Cell Membranes, Part II, 403–415. doi:10.1016/0076-6879(87)48039-7

Las afirmaciones de esta página no han sido evaluadas por la FDA y no están destinadas a diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

Traducido por la Dra. Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.