Esto no vale solo para el cuidado de la piel. ¡Tenemos que aprender a leer (y leer entre líneas) las listas de ingredientes de todo!

Ya lo sé, es mucho trabajo, pero a medida que te acostumbres a hacerlo, se te hará más fácil y rápido. El problema es que a veces los fabricantes “se olvidan” de enumerar uno o dos ingredientes, haciendo necesario que aprendas a leer entre líneas.

Estaba ayudando a mi nieto con un proyecto para la Feria de Ciencias. ¿Qué aprendí? Muchas cosas.

Primero, déjenme contarles que los herbicidas se basan en el mismo principio que los antibióticos: tienen que ser selectivos, es decir, matar a los diablillos sin dañar a los angelotes, para los antibióticos (y antimicóticos) el diablillo es el microbio, y nosotros los humanos somos los angelotes. Para los herbicidas, el angelote es tu bonita planta de jardín, o el cultivo agrícola, y el diablillo es la maleza que, por definición, es todo lo que no querés que crezca. Para lograr  selectividad, tenés que encontrar como blanco cualquier paso bioquímico que el huésped (o el cultivo) o bien no posea o no lo afecte seriamente.

Este principio de selectividad está hermosamente cubierto por un herbicida como el glifosato: inhibe una enzima, la 5-enolpiruvylshikimate-3-fosfato sintasa. Los humanos no la poseemos, de modo que para nosotros tendría que estar bien.

Monsanto desarrolló además una variedad de soja que es “inmune” a este herbicida. ¿Qué podría ser mejor para Monsanto? Vende un herbicida y una planta de soja inmune al herbicida (la soja normal, como cualquier otra planta, es sensible al glifosato), y gana el doble de dinero vendiendo el par.

Para el jardín, el herbicida Roundup es un gran éxito de ventas porque mata las malezas en tan solo unas pocas horas. Ello constituye una gratificación instantánea para el jardinero casero: rociar la hierba y ver que muere casi frente a sus ojos. Incluso los antibióticos que combaten bacterias de muy rápido crecimiento tomarán un día hasta que te hagan sentir mejor.

Mi nieto Joseph quería hacer un proyecto sobre este herbicida best seller, quería demostrar que no tenemos que comprar un herbicida que muy probablemente produce daño al medio ambiente. ¡Podríamos simplemente usar vinagre!

Aquí aparezco yo, la fisióloga/bioquímica de plantas explicándole que el glifosato está bien para los humanos porque no poseemos la enzima que el glifosato está inhibiendo. No producimos los aminoácidos en cuya síntesis la enzima está involucrada. ¿Cómo podría el vinagre realizar este fantástico trabajo?

 

Pero he aquí que mi nieto tenía razón y era yo la equivocada. Tan pronto como dejé que mi cerebro funcionara en lugar de confiar en la etiqueta, la fisióloga de plantas que hay en mí se dio cuenta de que inhibir una enzima que afecta la síntesis de proteínas debería tomar un tiempo para lograr su efecto. El tejido joven podía verse afectado más o menos de inmediato, pero no en horas, ¡y la planta en su conjunto no tendría que marchitarse tan rápido!  Entonces me fijé bien en la etiqueta: hay algo más allí, pero está disfrazado bajo el rótulo “tecnología de acción rápida”. Podés sentirte tentado a imaginar pequeñas burbujas que se dirigen a las hojas y los brotes disponiendo el herbicida de manera tan rápida que la inhibición de la síntesis de proteínas se torna instantánea y las plantas se marchitan a nuestra vista. De ninguna manera, no, ese es el tipo de dibujo animado que las empresas usan para vendernos cosas, pero los dibujos animados no representan la realidad.

¿Qué es esa “tecnología de acción rápida”? Otro químico, y uno que no tiene nada que ver con el glifosato. Esa sustancia química “fantasma” no está identificada en la etiqueta (gracias a lobistas que cabildean en el Congreso) y debemos suponer que no se la ha puesto a prueba en seres humanos por razones de seguridad.

En resumen: el ingrediente que produce la “satisfacción instantánea” NO es el glifosato, por lo que todos los grandes discursos sobre la seguridad del Roundup son en realidad pura desviación. ¿Qué es este químico fantasma? No sé, ya que no figura en la lista de la etiqueta, pero existe toda una serie de productos químicos que pueden alterar las membranas celulares de las plantas (y también las membranas celulares humanas). Tan pronto como me di cuenta de lo que estaba sucediendo, comencé a usar guantes cada vez que manejaba Roundup en cualquier concentración.

Y sí, mi nieto tenía razón: el vinagre logrará que las malezas se marchiten. Puede llevar un poco más de tiempo o, si no querés esperar, podés usar una concentración más alta de ácido acético. Más barato y más seguro para nosotros y el medio ambiente.

Entre paréntesis, ¡obtuvo el 100% en su informe!

Abuela feliz que nunca usará Roundup.

 

Traducido por la DRa Cecilia Hidalgo.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.