Skip to content

¿Desintoxicar tu piel? ¿Estás seguro de que podés hacerlo mejor que la naturaleza?

¿Sos bioquímico? ¿Biólogo molecular? ¿Mago? ¿No? Entonces cortala. No podés desintoxicar tu piel o tu cuerpo mejor que la Naturaleza.

¿Sabés lo que hacen tus riñones? ¿Sabés lo que hace tu hígado? Creeme, es difícil mejorar la Naturaleza. El resultado más probable es que te arrepientas de haber intervenido en algo mucho más complicado de lo que podés manejar.


Los charlatanes usan palabras para engañarnos, y esto ha sido la regla desde tiempo inmemorial cuando los falsos médicos vendían aceite de serpiente en sus carritos. Por tanto, prestá mucha atención al poder de las palabras.
Las palabras pueden parecer impresionantes: terapia, desincrustación, irrigación colónica. galvánico. Pero no se trata de “terapias” probadas por ningún tipo de investigación científica. Son lagunas en una legislación flexible que nuestros países no arreglarán hasta que suficientes personas resulten heridas.


Tu piel es en sí misma una máquina de “desintoxicación”. La manera en que se forma la piel permite que las células muertas se desprendan cuando ya no son necesarias. Si hay algo semejante a “toxinas”, éstas podrían ser las células viejas que ya no funcionan y molestan al resto. La “desintoxicación” no hará nada al respecto; buscá en mi blog “senolytics” y lo que eso significa.


La electricidad, los fangos, lo que sea, no harán nada por extraer “toxinas” de tu cuerpo. Tus vasos sanguíneos, riñones, hígado, todo tu cuerpo está equipado para mantener la vida, al menos hasta que algo falle. Si algo falla, tu médico podrá ayudarte, y con frecuencia lo hará. A medida que envejecemos, nuestra piel, que ha absorbido más luz ultravioleta de la que puede disipar, puede mostrar signos de cáncer de piel. Consultá a tu médico y dejalo que maneje las complejidades de nuestro cuerpo que no siempre entendemos.


¿Qué podés hacer? Podés suavizar un poco tu piel, de vez en cuando, con algo como el exfoliante alfa/beta. Podés agregar nutrición y complementar tus propios factores de crecimiento con nuestro suero de colágeno. Mimate con una máscara, música relajante y una siesta. Ganarás mucho aprendiendo acerca de tu cuerpo, admirándolo y estimulándolo un poco. No cometas el error de pensar que vos (o los charlatanes) sabés más y que podés ponerte a trastornar el funcionamiento natural de una máquina asombrosa que ha evolucionado durante millones de años.


Aquí, por supuesto, te pido que aprendas de los errores de los demás. Aprender de tus propios errores puede resultarte demasiado caro. En ese momento, si ocurre, lo único que podrás decir es “qué barbaridad hice, apesta”.

Recursos: https://quackwatch.org/related/detox/

Las afirmaciones de esta página no han sido evaluadas por la FDA y no están destinadas a diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo
…………..

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.