Skip to content

Un artículo en el New Yorker: Orgánico-no lo que se publicita

A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las transacciones minoristas, quien consume productos orgánicos compra tanto una cosa como la garantía acerca de una cosa. Los cultivos orgánicos son aquellos que, entre otras restricciones, se han desarrollado sin la aplicación de ciertos herbicidas, pesticidas y fertilizantes. Un examen minucioso de una cosecha de tomates no orgánicos podría revelar que han estado expuestos a tratamientos como estos. Pero puede que no. Y un producto orgánico puede contaminarse accidentalmente si un cultivo vecino le transfiere los productos químicos prohibidos. Las reglas perdonan este tipo de contaminación, hasta cierto punto. El testeo de los residuos (de productos químicos prohibidos) no es común en la regulación sobre orgánicos de los Estados Unidos.

Podés leerla aquí

¿Este cultivo fue producido orgánicamente? Preguntar esto no es como preguntar si una taza de café contiene café descafeinado. Se parece más a comprar recuerdos deportivos (¿es esta realmente la pelota que se usó en tal y tal partido?) o a tratar de establecer si un automóvil usado ha tenido más de un único propietario cuidadoso.

 

En un laboratorio se puede testear si el café es descafeinado y se puede determinar con precisión la cantidad de cafeína que contiene. ¿Podés determinar si algo es orgánico? No.
Cuando no hay una definición clara de una palabra (verde, honesto, natural, orgánico) no hay castigo para quien toma la palabra en vano con el fin de venderte algo.
Pensá en esto la próxima vez que compres un champú orgánico.


Hannah

Referencia
Kate y Leopold (película, 2001)

 

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.