Skip to content

¿”Natural” es mejor que “biotecnológico”?

No me gusta cuando la industria del cuidado de la piel usa adjetivos que no son relevantes para los productos. Natural, orgánico, ecológico, sostenible, etc. Podrías seguir agregando: honesto, verde, medioambiental, de origen natural, etc. Es como si un producto que no funciona para el cliente, al menos estuviera haciendo algo bueno para el medio ambiente. En realidad no lo está haciendo. Lo mejor para el medio ambiente es que no exista un mal producto. Sin embargo, este pensamiento casi filosófico no te ayudará a elegir entre productos para el cuidado de la piel.El hecho de que un producto para el cuidado de la piel sea de origen natural no te ayudará ni a vos ni al medio ambiente. Al fin y al cabo, todo en la Tierra, la atmósfera e incluso la galaxia, es de origen natural, ¿o no?

Lo mejor que podés hacer por vos mismo y el medio ambiente es comprar un producto que funcione. Esto te ayudará a NO comprar 20 productos de más, que terminarán en la basura o te llevarán a la farmacia en busca de cremas antialérgicas (por ese jabón de aceite de árbol de té) o al médico en busca de ayuda con esas ampollas que te provocó el salir al sol con una crema que contiene algo de un (muy natural) aceite esencial de mandarina aplicada en tu espalda.

Mi sugerencia, entonces, es que compres el mejor producto, el producto de cuidado de la piel más efectivo que hará lo que tu piel necesita que haga. Si está elaborado a partir de productos naturales, genial. Si fue elaborado en el laboratorio por Hannah o sus colegas, ¡mejor aún!

Por supuesto, tenés que evitar la compra de productos naturales obtenidos por deforestación seguida de plantación de palmeras, o por destilación de plantas silvestres en proceso de extinción. Recordá que lo natural puede ser malo para vos y/o malo para el medio ambiente.


Este tema me recuerda un gran programa de televisión, “The Good Place”, con un más allá en el que todos los seres humanos estaban destinados al infierno porque si bien tenían muchas opciones, ninguna opción era la “correcta”. En mi vida, actualmente renuncio a la perfección y elijo “lo suficientemente bueno”.


El avance en los métodos químicos está haciendo posible imitar los productos naturales con químicos específicos, incluso con los estereoisómeros, enzimas y factores de crecimiento correctos, y obtenerlos muy puros y activos sin tener que comenzar procesando unos 50 kilos de materia prima ni preocuparse por los contaminantes tóxicos. Entonces, ¿por qué no elegir lo sintético? Cuando nuestro cuerpo no puede distinguir lo “sintético” y lo “natural”, esta sustitución solo nos hace ganar, en seguridad y preservación del medio ambiente. Algunos aceites esenciales se extraen de especies en peligro de extinción, como el sándalo (Santalum album), que está catalogado como vulnerable, y el palo de rosa (Aniba rosaeodora), el cedro del atlas (Cedrus atlantica) y el palo de rosa (Dalbergia abrahamii).

¿Cuál es el problema de purificar una sustancia química natural a partir del material vegetal original? Si lo que buscás es almidón, y aparece en un gran porcentaje del material original, como el maíz o la papa, hacelo sin problema. Pero si estás buscando una molécula que está presente en una concentración de partes por millón, lo mejor es que intentes sintetizarla o hacer que una bacteria la fabrique en grandes cantidades. En el presente estamos en condiciones de hacer esto para muchos ingredientes y las nuevas metodologías harán que esta tarea sea más fácil y económica, salvaguardando el medio ambiente.

En resumen, en lugar de preocuparnos por lograr una perfección inalcanzable, concentrémonos en disminuir el desperdicio: comprá unos pocos productos efectivos. Concentrate en lo que los ingredientes pueden (y no pueden) hacer, más que en cuán bonitos son los envases. No sigas la moda, seguí las necesidades de tu piel. En breve, comprá cosas buenas y útiles, comprá Skin Actives.
No me malinterpretes: en mi empresa reciclamos, apoyamos un programa de reciclaje de plástico (consultá también https://hannahsivak.com/blog/how-much-are-you-paying-for-that-pretty-box/ ), y somos muy conservadores (en el sentido de conservación del medio ambiente) en nuestros emprendimientos. Nos comprometemos con cuestiones conservacionistas y apoyamos los esfuerzos por disminuir el impacto humano sobre el medio ambiente. Nuestra familia (Sivak-Funtowicz) ha estado involucrada en el debate de cuestiones éticas relacionadas con la biotecnología desde el principio mismo de esos debates. Pero nuestro objetivo más importante es mejorar la salud y la apariencia de nuestros clientes.


No leas este posteo como si fuera un himno a los científicos. La ciencia ha cambiado desde los tiempos de los heroicos (y altruistas) Luis Leloir, Carlos Cardini, Cesar Milstein y Norman Good. Jurassic Park es ciencia ficción pero se aproxima, muy estrechamente, a la realidad (leé la introducción al libro escrita por su propio autor). La ciencia es una actividad humana y sus practicantes son por momentos demasiado humanos. Así que vigilémoslos y no dejemos que los científicos, a veces muy talentosos, escapen del deber ético que nos deben al resto de nosotros. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Referencias

Crichton, M. (2012) Jurassic Park: A novel. Ballantine Books, 464 pp.

Bomgardner, M.M. (2016) The problem with vanilla (2016) Chem. Eng. News, 94.
Funtowicz, S.O>, Ravetz, J.R.  (1993) Science for the post-normal age. Futures, 25: 739-755

Funtowicz, S.O., Ravetz, J.R.(2000). La ciencia posnormal: ciencia con la gente. Icaria Editorial. 109 pp. Translated by Dr. Cecilia Hidalgo (yes, that one!)

 

 

 

Traducido por la Dra. Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.