Lo natural es mejor que lo sintético. ¡Y lo sintético es mejor que lo natural!

Sí, las dos afirmaciones pueden ser verdaderas. Si alguna vez hubo un ejemplo de por qué no deberías tener preferencias “absolutas” (ser dogmático con respecto a un tema), es éste.

He publicado mucho sobre los productos químicos naturales frente a los sintéticos en el cuidado de la piel, de modo que te preguntarás si tengo algo nuevo que decir. Creo que sí.

Es poco probable que una sustancia química natural sea mala para vos, ¡a menos que estén tratando de venderte un extracto de planta venenosa como el Nerium oleander para el “cuidado” de tu piel!. Esto no sucede muy a menudo simplemente porque no hay tantas personas tontas que estén dispuestas a gastar dinero en un veneno.

Caso 1) Lo natural es mejor que lo sintético.

¿Qué es un ingrediente natural? Algo que existe en la naturaleza y no ha sido modificado por la química que se realiza en un laboratorio.

Hay nuevos ingredientes sintéticos que debes evitar. El criterio es simple: no uses un ingrediente que no existe en la naturaleza solo porque es novedoso.
Las compañías que venden ingredientes a la industria del cuidado de la piel inventan nuevos ingredientes todo el tiempo precisamente por el apetito del público por la novedad. Pero, como ya he explicado, es una mala idea introducir químicos novedosos en tu cuerpo a menos que haya una razón excelente, como cuando una enfermedad así lo requiere.

El beneficio tiene que ser extraordinario para justificar un riesgo moderado, pero ¿por qué arriesgarás tu salud probando en tu propio cuerpo un nuevo producto químico? ¡Estarías pagando por el privilegio de ser un sujeto de investigación! El sistema inmunológico es demasiado complicado y nadie puede predecir cómo reaccionará una persona a una sustancia química desconocida hasta ese momento, especialmente si su cuerpo tiende a reaccionar con alergias.

El cuidado de la piel no necesita nuevos productos químicos. En particular, son una mala idea los productos químicos sintéticos que modifican los que ya existen en tu cuerpo. Un ejemplo es la idebenona, que modifica la importante Coenzima Q10 (¡la que necesitás para respirar!) y puede provocar alergias. ¿Por qué usar idebenona cuando podés usar Coenzima Q10?

Otro ejemplo: glicolacrilato de polifosforilcolina. No tengo idea de quién lo inventó o por qué, pero en este momento se lo está usando para el “cuidado” de la piel. La fosforilcolina es un modulador de la respuesta de los linfocitos, crucial para la respuesta inmune del cuerpo a los patógenos. Aparentemente, este nuevo producto químico se vende como un humectante, pero ¿cuántos humectantes necesita la industria?

Caso 2) Lo sintético es mejor que lo natural.

Cada vez más publicidad se dedica a convencerte, en tanto consumidor, de que lo natural es bueno para vos. Pero a veces, usar cosas naturales es malo para el medio ambiente y cada vez hay más y más ejemplos en este sentido.

Como resultado de la publicidad, las sustancias que solían ser lujosas y con un precio acorde a tal lujo, ahora son asequibles para muchas personas. El incienso usado en Chanel # 5 en cantidades mínimas es una cosa, y el aceite esencial de incienso vendido por toneladas en esquemas piramidales es otra. Puede ser que apruebes la democratización de los gustos caros, pero a menudo esto es malo para la naturaleza. Provoca un uso excesivo del incienso, adulteración con ingredientes falsos y mucho más.

Asimismo, la deseabilidad del aceite de palma tanto para el cuidado de la piel como en la industria alimentaria ha redundado en que los bosques naturales en Borneo hayan sido diezmados para dar espacio a los árboles de palma.

La deseabilidad del extracto de vainilla natural ha dado lugar a enormes aumentos en su precio (y adulteración).

Entre paréntesis, las personas confunden “esencial” (en aceites esenciales) con “esencial para su salud”. Los aceites esenciales no son esenciales para los humanos, por el contrario. La palabra “esencial” significa que los productos químicos presentes en el aceite esencial son clave (esenciales) para el aroma o la fragancia que tiene la planta. La planta puede usar esos productos químicos para atraer a los polinizadores o para defenderse de los depredadores o las infecciones, pero los productos químicos no son “esenciales” ni siquiera para la planta. Si no pudieras distinguir la diferencia entre lo natural y lo sintético, ¿podrías aceptar vainillina sintética en el chocolate de Hershey en lugar del exigente extracto de vainilla natural? Tal vez eso ayudaría a disminuir el precio de la vainilla natural permitiendo su uso en proyectos que se beneficien de la complejidad de la vainilla.

Es cierto que palabras como Madre Tierra Primordial. Madre Naturaleza, Pachamama, Gaia, etc. suenan mejor que “Ciencia”. Un científico que trabaja en un laboratorio puede no parecer tan romántico. Pero a veces ese científico no tan romántico está favoreciendo a la Naturaleza.

Cuando sugiero que utilicemos un producto químico sintético, NO estoy sugiriendo pergeñar un producto químico nuevo sino, más bien, usar una versión “bio-idéntica” de un producto químico natural. ¿Cuál es la ventaja aquí? Beneficia al medio ambiente si la planta utilizada para hacer la versión natural está en peligro o su cultivo requiere la destrucción de un ecosistema natural que sostiene especies importantes.

¿Qué es bioidéntico? No existe una definición “oficial”, pero prefiero usar un ingrediente elaborado por humanos en una instalación industrial siempre que sea químicamente idéntico al natural, incluso su estereoquímico.

Es cierto que en Skin Actives nos inspiramos mucho en la etnomedicina, el estudio de la medicina tradicional en las culturas antiguas, pero no perdemos de vista el hecho de que estos antiguos medicamentos se usaban porque no se disponía de otra cosa. El científico puede estar favoreciendo la situación cuando elimina la incertidumbre acerca de un extracto botánico: ¿qué cantidad de cada producto químico está realmente allí?, ¿resta algún remanente de un producto químico no deseado?

Por ello, cuando Skin Actives anuncie la nueva línea de cuidado de la piel con apocinina, estaremos orgullosos de decirte que estamos usando apocinina sintética, idéntica a la apocinina que se encuentra en la Picrorhiza kurroa o el Apocynum cannabinum (cáñamo indio), y no el producto químico extraído de la planta. Un producto químico natural y uno sintético son idénticos si la estructura química es idéntica. Tu cuerpo, tu nariz, tu piel, tus células no podrán notar la diferencia. Recordá que estas sustancias químicas están presentes en concentraciones mínimas en la planta, por lo que se necesitan grandes cantidades de material vegetal para extraer y purificar pequeñas cantidades de la sustancia química que se desea (y eliminar las que no se desean).

Por el contrario, cuando en Skin Actives necesitamos un ingrediente natural, hacemos todo lo posible para evitar los orígenes problemáticos de ese material vegetal. Por ejemplo, nuestras algas marinas son cultivadas en Maine, evitando con ello el uso de las sobreexplotadas algas marinas de California .

¿Cuándo no utilizar sintéticos? Cuando de la sustancia química que necesitamos hay más de una “versión” (estereoisómeros), como en el caso de la vitamina E. En este caso, usamos el alfa-D-tocoferol natural y evitamos el tocoferol sintético. Aquí, la versión sintética contiene dos estereoisómeros y el incorrecto puede provocar alergias.

Como es habitual, en Skin Actives intentamos mantenernos informados sobre todo, incluida la sostenibilidad del medio ambiente. Podés confiar en nosotros. ¡Hacemos nuestra “tarea para el hogar”!

 

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.