Skip to content

Lecciones de 2020. 2 + 2 = 4. Además, necesitamos esperanza y nos necesitamos unos a otros para sobrevivir

2 + 2 = 4
Podemos hacer como si la realidad no existiera, pero de pronto un virus nos recuerda que sí existe.

2020 ha sido un año difícil para todos, y demasiado difícil para algunos de nosotros. Me siento afortunada por no haber perdido a nadie a causa de Covid19 y por saber que una vacuna está a la vuelta de la esquina, a menos de un año de que nos enteráramos de la existencia del nuevo virus.

Después de leer los libros de Laurie Garrett, The Coming Plague, en 1994, y Betrayal of Trust, en 2001, no me sorprendió que llegara la pandemia. En contraste, me dejó consternada la falta de conciencia de muchos sobre lo que el virus estaba a punto de hacernos como sociedad. Al principio, les recordé a mis lectores que estábamos en 2020 y no en 1918 y, sin embargo, muchas personas en los EE. UU. se comportaron como si no hubieran sido capaces de aprender de lo ocurrido e hicieron menos para protegerse a sí mismos y a la sociedad que lo que se hizo en 1918.

Desearía que todos disfrutáramos de los avances científicos, pero ¿qué hacer cuando algunas personas en el supermercado al que voy se niegan a usar una máscara o cuando algunos nihilistas organizan eventos en los que se superpropagará el virus matando a tantos?

Podemos elegir la desesperanza o la esperanza: me considero afortunada por poder elegir la esperanza. Lo siento mucho por todas las personas que han perdido su trabajo, su salud o a sus seres queridos, cuando otros países, utilizando la ciencia como herramienta, lograron evitar que el virus fuera tan destructivo. Espero que nuestro país mejore una vez que todo este sufrimiento pase.

Ahora que la vacuna está a la vuelta de la esquina, todavía espero que las personas usen máscaras y sigan haciendo lo correcto para que no perdamos cientos de miles más por la pandemia. Y que se apliquen la vacuna cuando tengan la suerte de que se la ofrezcan. Estoy esperando pacientemente en la fila mi oportunidad de vacunarme, que será el mejor regalo que pueda recibir en 2021.

Como empresa, creo que es notable que en 2020, en lugar de simplemente sobrevivir, hayamos logrado crecer y presentar varios nuevos productos excelentes. Usé algunos de ellos, varias veces al día, y estoy agradecida pues me ayudaron a sanar y mejoraron mucho mi vida cuando más lo necesitaba.

Estoy colmada de esperanza para el 2021 y sé que Skin Actives continuará innovando y elaborando productos para ayudar a nuestros clientes.

Gracias a todos por ayudar a Skin Actives a ser la gran compañía que somos, utilizando la ciencia para mejorar la vida.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.