La industria del cuidado de la piel nos bombardea con mitos. ¡Ponete tapones en los oídos!

Los mitos relacionados con tu cuerpo pueden ser engañosos o simplemente peligrosos. ¿Qué decir de la limpieza de colon? ¡Ay!
¿Qué hay de esa crema egipcia mágica? ¿Y de los científicos de la NASA que crearon un caldo mágico? La industria está llena de mitos e “historias de origen” porque a nosotros, los humanos, nos fascinan las buenas historias. Hoy en día, cada marca de cuidado de la piel te viene con alguna historia. Simplemente ignorala y prestá atención a lo que importa: la lista de ingredientes.

¿Qué pasa con los otros mitos, los que te dicen lo que es bueno (o malo) para vos?
¿Quién te dijo que la piel adulta tendría que ser suave y brillante? No, no debería, no después de la pubertad. Intentar suavizarla tratándola como lo harías con una pared inanimada destruirá la barrera cutánea y dañará su salud.
¿Quién te dijo que necesitás un tónico? ¿Sabés siquiera qué es un tónico? No necesitás un tónico que contenga alcohol, pues secará tu piel y, sí, dañará la barrera cutánea.
Otro mito más: la piel es impermeable y se necesita recurrir a artilugios para lograr que un activo penetre en la piel. No es verdad. Todo ingresa a la piel, excepto las moléculas enormes e incluso en ese caso, la piel puede descomponer algunos químicos y los productos ingresarán en ella.
Los conservantes son malos para vos. ¡No! Los conservantes evitarán que las bacterias y el moho coman los ingredientes del producto para el cuidado de la piel y lleguen eventualmente a dañar tu salud.
Los productos para el cuidado de la piel deben ser orgánicos y naturales. No y no. Especialmente cuando la definición de “orgánico y natural” se va modificando de acuerdo a las necesidades del fabricante.

Los productos caros para el cuidado de la piel son mejores. ¡No! Un producto de $ 450 probablemente contenga solo alrededor de $ 2 en ingredientes. El resto del precio está tan solo para que te sientas rico al comprarlo (en realidad, por el contrario serás $ 450 más pobre).
Hay más mitos y podés leer sobre ellos en mi libro. ¿Los más comunes? “Hay un ingrediente mágico que arreglará tu piel”. No lo hay. Tu piel, a medida que envejece, necesitará todo tipo de nutrientes que el cuerpo ya no puede dispensarle (el corazón y los pulmones siempre estarán en primer lugar), y los antioxidantes, las hormonas y los factores de crecimiento disminuyen. A menos que adoptes un enfoque sinérgico para el cuidado de la piel, la adición de un ingrediente simplemente convertirá en factor limitante a otro ingrediente diferente.

No te dejes engañar, tomá la salud de tu piel en tus propias manos e ignorá la palabrería.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.