Skip to content

Ignorá el giro de marketing. El aceite de coco es mala noticia, tanto para tus arterias como para tu piel

Los ácidos grasos, como todos los demás ingredientes, son lo que su química expresa.

Qué dice la química

Las membranas celulares son cruciales para la vida (y la salud) celular, y los ácidos grasos son cruciales para la estructura de la membrana celular. La deficiencia de ácidos grasos esenciales se manifiesta como dermatitis. En general, los ácidos grasos son fundamentales para el uso de energía en la piel y son necesarios para crear piel nueva y mantener la función y la salud.
Un ácido graso (por ejemplo: el ácido palmítico) tiene un ácido carboxílico unido a una larga cadena de hidrocarburos. Nosotros, los seres humanos, utilizamos los ácidos grasos como una fuente importante de energía durante el metabolismo y como punto de partida para la síntesis de fosfolípidos, la principal categoría de moléculas lipídicas utilizadas para construir membranas biológicas (generalmente compuestas por dos ácidos grasos unidos a través de glicerol fosfato a uno de una variedad de grupos polares).

La estructura química hace posible la función. El ácido esteárico no puede hacer lo que puede hacer el ácido linoleico.
Los ácidos grasos pueden diferir de varias maneras

  • El número de carbonos en la cadena.
  • Si tienen enlaces insaturados o no
  • El número y la posición del carbono del enlace doble (insaturado) (el ω se refiere al lugar del enlace doble en relación con el carbono # 1 en la cadena).
  • La configuración del enlace insaturado, por ejemplo, cis versus trans. ¿Por qué? Un enlace “cis” hace que la cadena se curve en el espacio y eso es muy importante para la fluidez de las membranas celulares y su respuesta a la temperatura.

Nota: en la naturaleza, normalmente no vas a encontrar enlaces “trans”. Para encontrarlas, tenés que mirar las grasas sintéticas hidrogenadas (¡miralas, pero no las comas!). ¿De quién fue la idea de hidrogenar aceites vegetales para hacer margarinas? ¿Y quién decidió que eran más saludables que la manteca? La gente de marketing.

Un ácido graso esencial es aquel que los seres humanos y otros animales deben obtener de los alimentos porque el cuerpo los necesita para una buena salud, pero no puede sintetizarlos. Durante la evolución, perdimos las enzimas desaturasas 12 y 15, que son necesarias para sintetizarlas a partir del ácido graso saturado esteárico.

Se sabe que solo dos ácidos grasos son esenciales para los seres humanos: el ácido alfa-linolénico (un ácido graso omega-3) y el ácido linoleico (un ácido graso omega-6). Algunos ácidos grasos se vuelven esenciales solo bajo condiciones particulares (como una enfermedad): por ejemplo, el ácido docosahexaenoico (un ácido graso omega-3) y el ácido gamma-linolénico (un ácido graso omega-6). En Skin Actives, utilizamos varios ácidos grasos vegetales y provenientes de algas para garantizar que nuestra piel tenga un suministro adecuado de ácidos grasos, tanto esenciales como condicionales.

 

linoleic acid chemical structure

Figura: ácido linoleico, un ácido graso esencial abundante en el aceite de pitaya. Tené en cuenta la posición de los dobles enlaces en relación con el Carbono 1 omega en rojo).

Qué dice el marketing
El marketing intentará hacerte olvidar la química y que tu cerebro piense “X es bueno para mí, X es bueno para la naturaleza”. Nunca confíes en el marketing, no sos su cliente, solo sos “el público”.

El marketing logró hacer que la gente pensara que el aceite de coco es bueno para la salud. No lo es. Los ensayos clínicos muestran que, en comparación con otros aceites vegetales, el aceite de coco aumenta el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad, el tipo “malo” de colesterol que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, sin ofrecer mejoras en el peso, la glucosa en sangre o los marcadores de inflamación. De hecho, el aceite de coco aumenta el colesterol LDL, una causa comprobada de aterosclerosis y eventos cardiovasculares.

¿Y para tu piel? El aceite de coco es bueno para las bacterias del acné, pero no para vos. Cuando compres un producto que contenga aceite, pensá bien a quién querés beneficiar, ¿a tu piel o a las bacterias malas que causan la desdicha de los adolescentes y las mujeres de todas las edades?

Si te fijás en las fórmulas de los productos Skin Actives, no vas a encontrar aceite de coco.
En cambio, encontrarás aceites de rosa mosqueta, de granada y otros aceites que contienen ácidos grasos esenciales, los que necesitás para complementar los ácidos grasos que tu cuerpo es capaz de producir. Puede ser que otros aceites no sean tan buenos, es decir, tan ricos en ácidos grasos esenciales, pero no son malos en el sentido de que obstruyen las arterias o alimentan las bacterias del acné.

¿Está todo mal con el coco? No, su “agua”, el endosperma líquido, está colmado de nutrientes y vitaminas. Y si podés tomar una caipiriña, hacelo. Simplemente no uses el aceite.

No confíes en el marketing, confiá en la química.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.