Hablemos de las uñas y del dúo de cuidado de uñas de Skin Actives.

Pintamos las uñas y les pegamos uñas postizas para que queden bonitas y, en el proceso, llegamos incluso a olvidar que están adheridas a un cuerpo muy vivo. Uno puede olvidarlo, pero las uñas no. Todos tuvimos, en algún momento, “problemas de uñas”. Las personas mayores a menudo tienen uñas descoloridas, frecuentemente como resultado de una infección por hongos. Esto no es un problema grave necesariamente, pero puede serlo. ¿Por qué no evitar los problemas recordando que las uñas, aunque están hechas de proteínas “muertas”, crecen y que el lecho ungueal requiere nutrición para formarlas? Y, así como nuestra piel recibe menos nutrición a medida que envejecemos, a las uñas también les pasa. Es por esto que tenemos que proporcionarles nutrición adicional por vía tópica.

¿Qué son las uñas?
Las placas córneas que crecen en la parte posterior de cada dedo de la mano y del pie, el equivalente a las garras de nuestros gatos. En primates superiores, incluyéndonos, las garras se aplanaron como uñas, que para la actividad manual son más útiles que las garras. Las uñas son una parte del tegumento humano que envuelve nuestro cuerpo, junto con la piel y el cabello. Las uñas están hechas de alfa keratina, una proteína, pero ¿cómo se forman?

El aparato de las uñas se forma a partir de un repliegue (invaginación) de la epidermis primitiva en el lado superior de las falanges terminales de los dedos de manos y pies. Es similar, en origen, al cabello. La queratina en la uña no es muy diferente de la del cabello, pero la uña contiene más calcio. La matriz ungueal es el tejido que está debajo de la uña y contiene nervios, linfa y vasos sanguíneos. La matriz produce células que se convierten en la placa ungueal. La matriz continuará produciendo células mientras reciba nutrición y permanezca en una condición saludable. A medida que se fabrican nuevas células de placa ungueal, las nuevas células empujan hacia adelante a las células viejas de la placa ungueal, que de esta manera se comprimen y vuelven planas y translúcidas.

Pero las uñas crecen más lentamente que el cabello, 1/8 de pulgada por mes (en comparación con 1/4 a 1/2 pulgada por mes para el cabello). Sabemos que las uñas pueden doler, muchos nervios llegan al lecho ungueal y nos hacen saber cuándo un dedo ha quedado atrapado en la puerta del auto. Si las uñas se dañan mucho pueden llegar incluso a caerse. Pero aun cuando no ocurra ninguno de estos accidentes dolorosos, las uñas a veces crecen lentamente y / o mal. ¿Por qué?
Así como nuestro cabello -hecho “solo” de proteínas- necesita mucha nutrición para crecer normalmente, nuestras uñas- también hechas de proteínas- necesitan muchos nutrientes. Esto se debe a que las células vivas son las encargadas de producir estas proteínas. Una vez que advertís que las uñas y el cabello tienen mucho en común, no es sorprendente que el factor de crecimiento de queratinocitos (KGF) funcione tan bien para las uñas como lo hace para el cabello.

Las uñas protegen nuestros dedos de manos y pies, es nuestro deber protegerlas y preservar su salud. Si querés que tus uñas crezcan saludables, probá nuestro dúo para el cuidado de las uñas. El aceite SAS para el cuidado de las uñas proporcionará algunos nutrientes que las uñas requieren pero que no están presentes en el suero SAS para el cuidado de las uñas a base de agua. El dúo de uñas se volverá aún más útil si tenés tendencia a maltratar tus uñas, y el esmalte puede ser parte de ese “maltrato”. El suero para el cuidado de las uñas no es muy diferente del suero para el cuidado del cabello: muchos nutrientes, incluidos los aminoácidos y el KGF. Además de antioxidantes y vitaminas.

Si lo olvidamos o no tenemos suerte, el tejido debilitado proporcionará un buen ambiente para los hongos en las uñas. Este es un problema difícil de tratar y los antimicóticos tomados por vía oral pueden provocar efectos secundarios graves (porque los hongos son eucariotas, al igual que nosotros).

¿Qué es el aceite para el cuidado de uñas SAS?

La base es nuestro tradicional EMUlator, una combinación de aceites “fijos” de plantas que proporciona un compuesto de ácidos grasos similar al presente en el aceite de emu, para proporcionar nutrición y mejorar la penetración de los antioxidantes astaxantina, licopeno, etc.), y aceites esenciales antimicóticos (clavo y palmarosa). ¿Necesitas aceite para el cuidado de las uñas? Sí, si tus uñas no son saludables y, por cierto, si muestran la decoloración típica de una infección por hongos.

Aceite para uñas: aceite de semilla de Prunus Amygdalus Dulcis (almendra dulce), aceite de Elaeis Guineensis (palma), butyrospermum parkii (ksrite), aceite de semilla de linum usitatissmum (lino), aceite de semilla de Orbignya oleifera (Babassu), aceite de semilla de Punica Granatum (Pomelo), Aceite de semilla de Rosa Canina (Rosa Mosqueta), Semilla de mantequilla de Mangifera Indica (Mango) , Semilla de mantequilla de Curcubita Pepo (Calabaza) , Aceite del fruto Hippophae Rhamnoides (Seabuckthorn) ,Aceite de semilla de Borago Officinalis (Borraja), Aceite de la nuez Calophyllum Inophyllum (Foraha), Aceite de semilla de Aleurites Moluccana (nuez de Kukui), Mantequilla de semilla de Astrocaryum Tucuma, mantequilla de semilla de Garcinia Indicia (Kokum), tocotrienoles, tocoferol (vitamina E), astaxantina, licopeno, xantofilo, ácido R-alfa lipoico, beta-caroteno, Aceite esencial de clove (Eugenia caryophyllata), Aceite esencial de Palmarosa (Cymbopogon martini).
Suero para uñas: Agua, Agua de Hamamelis Virginiana (Witch Hazel), Propnedio, Pantenol, Cafeina, Carnitina, Niamicina, Extracto de Semilla de Vitis Vinifera (Uva), Glutamina, Arginina, Leucina, Serina, Cisteina, Valina, Prolina, Lysine, Glycine, Asparagina, Ácido Glutámico, Treonina, Alanina, Phenylalanina, etc..

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.