Skip to content

Guía sobre los ácidos en el cuidado de la piel (¡y por qué no podés incluir el ácido hialurónico entre ellos!)

Para entender por qué y cómo se utilizan los ácidos en el cuidado de la piel, primero tenemos que entender qué es un ácido.

  • La palabra ácido deriva del latín acidus/acēre, que significa “agrio”. Pensá en la limonada, una solución de ácido cítrico en agua (más otras sustancias químicas).
  • Una definición útil de ácido: molécula o ión capaz de donar un protón (H +).
  • Cuando se disuelve en agua, el ácido producirá una solución con un sabor agrio y reaccionará con bases (como el hidróxido de sodio) y ciertos metales para formar sales. Una solución acuosa de un ácido tiene un pH inferior a 7. Un pH más bajo corresponde a una acidez más alta y tiene una concentración más alta de protones libres.
  • Los ácidos comunes incluyen al ácido clorhídrico (que se encuentra en el estómago), el ácido acético (el vinagre es una solución acuosa diluida de este líquido) y el ácido cítrico (que se encuentra en las frutas cítricas). Como muestran estos ejemplos, los ácidos (en el sentido coloquial) pueden ser soluciones o sustancias puras y pueden derivarse de ácidos que sean sólidos, líquidos o gases.


Ácidos fuertes frente a ácidos débiles

Ácido clorhídrico y ácidos sulfúrico son ácidos fuertes porque se disocian completamente en el agua. Una pequeña concentración de un ácido fuerte dará una gran acidez y un pH bajo.

Los ácidos débiles tienen una menor tendencia a liberar sus protones; lo grande (o pequeña) que sea esta tendencia, sumado a su concentración, determinarán el pH de la solución. La tendencia a disociarse se cuantifica mediante un pK, el pH al que el ácido dona la mitad de sus protones.

Algunos ácidos débiles tienen más de un protón para donar, por lo que tienen más de un pK.

Sales

Un ácido débil, al igual que un ácido fuerte, se convertirá en sal a medida que continuemos agregando una base tal como, por ejemplo, el hidróxido de sodio. Si seguís agregando una base, el ácido continuará perdiendo protones y eventualmente se convertirá en la sal del ácido con el que comenzaste. Ha sido neutralizado. No más protones para donar, no más acidez a generar. La industria del cuidado de la piel se aprovecha de este hecho: en la lista de ingredientes, encontrarás el ácido y la base. Podés pensar que el producto es ácido, pero tal vez no lo sea, dependiendo de la cantidad de cada ingrediente que se le haya agregado. ¿De verdad creés que la exfoliación contiene un 15% de ácido láctico? En realidad, no; puede tratarse solo de lactato de sodio (o potasio). Buscá hidróxido de sodio o hidróxido de potasio (o una base similar) en la lista de ingredientes.

Podés determinar el pH de un producto que hayas comprado usando papel de pH. Este es el mismo método que se utiliza para medir el pH de una piscina o de una pecera. Diferentes papeles de pH virarán a un color diferente (guiate por lo que dice la caja) dependiendo de la acidez de la solución acuosa.

Ácidos en el cuidado de la piel
Algunos ácidos se usan por su actividad, como el ácido alfa-lipoico (lo discutiremos en una próxima publicación de este blog) o por su estructura, como el ácido hialurónico; son ácidos débiles y pueden usarse como ácidos o sus sales, pero la acidez no tendrá mucha incidencia en la actividad: no esperes acidez de un producto que contiene ácido hialurónico o ácido alfa-lipoico.
Otros ácidos se utilizan en productos para el cuidado de la piel porque son ácidos, es decir, ceden sus protones al medio acuoso acidificándolo. Las soluciones ácidas se pueden usar como “exfoliaciones químicas”, que descomponen las proteínas de las capas más externas de la piel cuando se las usa con precaución (si se las usa sin mayor precaución, quemarán la piel).

En Skin Actives, tenemos productos que son exfoliantes químicos suaves, como nuestro exfoliante Alpha-Beta. Podés usarlo en rostro, escote y manos sin problemas. Proporcionará una exfoliación invisible y tendrás una piel suave y gratificada, sin tiempo de inactividad ni descamación visible. Suave no significa inocuo, prestá atención a las instrucciones de uso porque el tiempo es esencial. No lo dejes por mucho tiempo y retiralo enjuagando con abundante agua si tu piel se siente incómoda.
Si buscas algo aún más leve, nuestro Suero de Vitamina C, con su bajo pH, dejará tu piel con una sensación de suavidad, sin tiempo de inactividad ni descamación visible. Nuevamente, prestá atención al tiempo de aplicación y a cómo se siente tu piel.

Cómo aprovechar al máximo una exfoliación química
La eliminación de una capa muy superficial de la epidermis mejorará la permeabilidad (disminuirá la eficacia de la barrera cutánea). Después de enjuagar muy bien, aprovechá esta oportunidad para reponer nutrientes y alentar a las células de tu piel a dividirse y sintetizar proteínas y polisacáridos, que mejorarán las funciones y el aspecto de tu piel.
Recordá que el exceso de exfoliación es un camino seguro hacia la piel sensible. ¡No hagas eso!

Las afirmaciones de esta página no han sido evaluadas por la FDA y no están destinadas a diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

 

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.