Skip to content

El cobre como generador de especies reactivas de oxígeno. ¡Ay!

El cobre está presente en nuestra agua y aire. Según sea la edad de tu casa, puede haber demasiado cobre en el agua que usás. Según sea dónde vivís, puede haber demasiado cobre en el aire que respirás.

Pero necesitamos cobre para una buena salud. ¿Cuánto? Tenemos enzimas muy importantes que dependen del cobre para la actividad: citocromo oxidasa, superóxido dismutasa de cobre / zinc, tirosinasa y más. ¿Por qué es tan importante el cobre en estas enzimas? Por su capacidad para tomar y donar electrones. La tirosinasa, por ejemplo, es una oxidasa que necesitamos para producir melanina, la piel y el pigmento del cabello. Las personas que intentan aclarar su piel o reducir el melasma probablemente usarán productos que contienen inhibidores de la tirosinasa, como algunos polifenoles, análogos de sustratos, depuradores de radicales libres y quelantes de cobre. ¿Conocías el papel del cobre en la síntesis de melanina? Ahora lo sabés.

¿Cuánto cobre necesitamos? Adecuado: 10-100 μg por kg de peso corporal.

Más números: la toxicidad se desarrollará con más de 5.0 mg de cobre por kg de peso corporal.

¿Cuáles son las causas comunes de la deficiencia de cobre? Absorción de cobre deficiente, como la que se da después de una cirugía gástrica, y uso excesivo de suplementos de zinc. Pero esto no sucede a menudo y lo más probable es que dé un exceso de cobre en el agua de los grifos y en el medio ambiente que un síntoma de deficiencia de cobre.

No necesitás que el cobre esté en niveles tóxicos en tu cuerpo para tener problemas en la piel. Actualmente, muchos productos para el cuidado de la piel incluyen demasiado cobre. El problema aquí es que el exceso de cobre en los productos para el cuidado de la piel agrava un problema existente: la presencia de cobre en el aire contaminado y la presencia de ROS * ya causan el envejecimiento de la piel (es por eso que hay muchos antioxidantes en los productos antienvejecimiento de Skin Actives). En altas concentraciones, se sabe que el cobre produce daño oxidativo a los sistemas biológicos, incluida la peroxidación de lípidos y macromoléculas, que son vitales para la salud de la piel.

La misma razón por la que algunas de nuestras enzimas usan cobre es la razón por la que este metal puede causar daños: el potencial de oxidación del cobre puede ser responsable de parte de su toxicidad. ¡Y, sin embargo, algunos sueros para el cuidado de la piel “de moda” contienen un 1% de péptidos de cobre! Eso equivale a 160 mg de cobre por 100 gramos de suero, agregado al cobre que ya estás ingiriendo en agua y alimentos. De hecho, las compañías de cuidado de la piel parecen estar compitiendo para ver cuál ofrece el más azul de los sueros y la más azul de las cremas.

¿Saben qué es un micronutriente los que elaboran estas fórmulas? Se los diré yo: es un elemento químico requerido en cantidades mínimas para el crecimiento y desarrollo normal de los organismos vivos. Y 160 mg de cobre NO es una cantidad mínima.

Si te preguntás dónde comenzó esta tendencia tonta (y peligrosa), buscá personas que no saben cómo leer un gráfico. En tanto oligoelemento, para que las células crezcan y se multipliquen el cobre es necesario en concentraciones minúsculas, porque demasiado cobre inhibe el metabolismo normal. A medida que aumenta la concentración de cobre, el organismo aumenta sus esfuerzos por secuestrar al elemento ofensivo. Si continúa subiendo, las células morirán.

¿Qué quiero decir con la lectura de un gráfico? Al igual que muchos otros factores, la síntesis, por ejemplo, del sulfato dermatán se limita a concentraciones muy bajas de cobre (presente como péptido de cobre, pero más probablemente complejizado con otras moléculas menos publicitadas).

Esta curva (véase Wegrowski et al., 1992) ilustra la estimulación de la síntesis de glicosaminiglicanos por el péptido de cobre a baja concentración, y la inhibición de la síntesis a medida que aumenta. El eje x muestra la molaridad del cobre y es una escala logarítmica. Esta forma vale solo para la síntesis de una macromolécula, pero es típica de lo que se puede esperar de un oligoelemento, uno que se necesita en concentraciones minúsculas, como el cobre.

¿Qué vemos? A medida que comienza a aumentar la concentración de cobre desde 0, aumenta la síntesis. A 10-8 M la síntesis alcanza un máximo. Y desde allí, la síntesis baja. La concentración más alta utilizada fue 10-6M, y los autores no la subieron más. Para poder decir lo que sucede a una concentración del 1%, primero tendríamos que hacer mediciones, ¡pero nadie se molestó en hacerlas! Aun así, no necesitás mucha imaginación para advertir que haciendo eso estarías dañando la célula.

¿Sabes cuánto es ese óptimo, 10-8M, expresado en porcentajes? 4 microgramos / litro, o 0,4 microgramos por 100 ml. El 1% del suero que se vende en la actualidad tiene  en un solo frasco suficiente cobre como para miles y miles de frascos. Y este es uno de los mejores ejemplos de algo que es malo para vos cuando lo usás en demasía. Esperá más arrugas, más hiperpigmentación, menos colágeno, menos ácido hialurónico, menos células viables y una curación más lenta.

¿Estoy obsesionada con el uso del cobre en el cuidado de la piel? Sí, porque el mal uso de los datos científicos me ofende. Lo veo como jerga científica a la que se recurre para manipular a los consumidores. Puedo  no creer en las conspiraciones, pero sí creo que la ignorancia y la incompetencia están muy difundidas.

 

Referencia

Wegrowski, Y., Maquart, F. X., & Borel, J. P. (1992). Stimulation of sulfated glycosaminoglycan synthesis by the tripeptide-copper complex Glycyl-L-histidyl-L-lysine-Cu2+. Life Sciences, 51(13), 1049–1056.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

ADVERTENCIA: Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la FDA y no tienen el propósito de diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

1 Comment

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.