El acné en adultos y las mujeres

Había una vez en que la gente pensaba que la enfermedad era un castigo (muy merecido) por los pecados cometidos. Eso es anterior a la teoría de los gérmenes como causa de las enfermedades, y antes de Pasteur y las vacunas, aunque todavía arrastramos un poco de superstición y a veces creemos algo de eso, especialmente cuando se trata del acné.

El acné es una afección compleja que incluye queratinización defectuosa de la piel, el aumento de la producción de sebo y la multiplicación excesiva de las bacterias del acné, seguido de ruptura folicular e inflamación. Una condición compleja tendrá una relación compleja con tu cuerpo y el medio ambiente.

Evitá a las personas que vinculan el acné (o cualquier otro problema de salud) con la “moral”. ¡Y evitá a las personas que te culpan por estar enfermo o tener mal la piel! De hecho, evitar a las malas personas (siempre que puedas) es una excelente manera de mejorar tu vida.

Dieta
El efecto no es tan directo como “comer chocolate, ganarte un granito” y es por esto que puede no ser fácil reconocerlo. Aparentemente, los efectos negativos de una dieta “occidental” sobre el acné (y otros problemas de la piel) se producen a través del llamado índice glucémico, el aumento de la insulina y la inflamación general, sumados a un efecto sobre las bacterias intestinales. No es una ruta directa, pero mejorar la dieta puede mejorar la salud de la piel.

Dormir
Las mujeres experimentan problemas de sueño con más frecuencia que los hombres, puede ser porque somos más susceptibles a la ansiedad y por los cambios en los patrones de sueño relacionados con el ciclo menstrual. La falta de sueño o la mala calidad del sueño causan enfermedades, desequilibrio inmunológico y aumento de la secreción de hormonas del estrés. El acné y el sueño también se afectan mutuamente: dormimos mal cuando tenemos problemas de acné y el mal (o insuficiente) dormir empeora el acné.

Estrés
No hay duda de que el acné causa angustia, y también nos preocupa la posibilidad de experimentar problemas relacionados con el acné, como estar rascándonos la piel, las infecciones secundarias, que se formen cicatrices, la hiperpigmentación postinflamatoria y la recurrencia del acné. Hay menos información sobre qué pasa a la inversa, pero parece que el estrés en la vida profesional o personal y la ansiedad aumentan la frecuencia y la intensidad del acné.

Cuidar tu piel
Aquí tengo que ir contra la corriente. En mi opinión, cuanto más te metas con tu piel, peor será el acné. Demasiado contacto físico, exfoliación, maquillaje, etc., definitivamente empeorará tu piel y puede dañar la barrera cutánea, las cicatrices y el acné quístico. Y recordá: los cosméticos definitivamente pueden causar acné.
No puedo analizar aquí cuál es mi forma preferida de controlar el acné, pero he escrito varios artículos sobre el tema. A modo de ejemplo, mirá la siguiente entrada del blog.

Tiempo al sol
El aumento de la exposición al sol aumenta el acné y el acné se exacerba en el verano (calor, sudor, etc.). Es posible que el efecto no sea lo suficientemente grande como para preocuparte, pero el daño solar y el fotoenvejecimiento no mejorarán el aspecto o la salud de tu piel.

Fumar
Fumar es terrible para la piel (cicatrización más lenta, envejecimiento y arrugas, pérdida de cabello, inflamación, etc.) pero no existe una influencia directa y clara sobre el acné. Al igual que con el sol, la influencia se registra más en la piel que en el acné.

Maquillaje, rutina de belleza.
Evitá el maquillaje pesado, los poros tapados probablemente terminarán como una lesión de acné. Asegúrate de no ser alérgico al protector solar o al maquillaje, muy a menudo confundimos alergia y eccema con acné.

Por favor, echá un vistazo a nuestro sistema de control de acné,  y el Zit-Ender es una bendición: vas a poder detener una lesión de acné antes de que se produzca una cicatriz y / o hiperpigmentación postinflamatoria.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.