Día de la Madre con o sin madre. La nostalgia no es tan mala como dicen

Puedo decirte lo que mi madre (fallecida hace un tiempo) me diría. Me diría que me cuidara, que me arreglara el cabello, que lucía diferente de lo que solía hacerlo pero seguía siendo hermosa. Me felicitaría por mis hijos y nietos y por el gran trabajo que estoy haciendo en la profesión y en el hogar.

Cuando nuestras madres ya no están con nosotros, es útil “mantenerlas cerca”.  Lo hago de varias maneras: cocinar viejas recetas, escuchar la música de antes, ver fotos, hablar (por Skype) con mis primos (mis hermanos también se han ido).  Además, siempre, tengo en cuenta que soy parte de una larga tradición que todavía está viva en mí y en mis hijos y nietos. Las fotos de mi “vieja” familia cuidan a mis nietos mientras juegan.

Si sos afortunado y aún tenés a tu mamá, te sugiero que le hagas todas esas preguntas que nadie más que ella puede responder.

“¿Cómo era tu mamá? ¿Qué recordás de la casa donde naciste? Hablame de tus tías. ¿Cómo fue cuidarme cuando era bebé? Nunca hice esas preguntas y ahora no tengo a nadie para responderlas.

Asegurate de obtener todas las recetas que quieras cocinar u hornear. Nunca supe por qué eran tan buenos sus arrollados. Por cierto, nunca le pedí a mi tía Rebeca sus recetas de pastel de ciruela o de pastrami. Esas recetas se han ido para siempre, y me siento muy tonta porque eran increíbles.

Si todavía tenés a tu madre, hacele una crema especial para manos. Mi mamá amaba la lavanda (lo mismo que mi tía Rebeca, que adoraba los jabones de lavanda Yardley). Si mi madre todavía estuviera aquí, le haría una crema de manos con crema Europea, un poco de mousse de manteca de karité y aceite esencial de lavanda.

Ella no está aquí, al menos no literalmente, así que tal vez haga una crema de manos para mí  y me diga a mí misma que soy bonita y genial.

 

¡Feliz día de la madre!

FOTO. Mi mamá y yo.

 

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.