Cómo terminan las pandemias, por Gina Kolata en el NYT

Un brote infeccioso puede concluir en más de un sentido, dicen los historiadores. ¿Pero para quién termina y quién lo decide?


Por Gina Kolata


¿Cuándo terminará la pandemia de Covid-19? ¿Y cómo?
Según los historiadores, las pandemias suelen tener dos tipos de finalización: la médica, que ocurre cuando las tasas de incidencia y mortalidad caen en picada, y la social, cuando lo que declina es la epidemia de miedo a la enfermedad.
“Cuando la gente pregunta ” ¿Cuándo terminará esto? “, preguntan sobre el final social”, dijo el Dr. Jeremy Greene, un historiador de la medicina en Johns Hopkins.
Con otras palabras, un final puede ocurrir no porque una enfermedad haya sido vencida, sino porque las personas se cansan de estar en modo pánico y aprenden a vivir con la enfermedad. Allan Brandt, un historiador de Harvard, sostuvo que algo similar está sucediendo con el Covid-19: “Como se constata en los debates acerca de la apertura de la economía, muchas preguntas sobre el llamado fin no están determinadas por datos médicos y de salud pública sino por procesos sociopolíticos “.
Los finales “son muy, muy desordenados”, dijo Dora Vargha, historiadora de la Universidad de Exeter. “Visto en retrospectiva, la narrativa es débil. ¿Para quién termina la epidemia y quién lo dice?
En el camino del miedo
Una epidemia de miedo puede darse incluso sin una epidemia de enfermedad. La Dra. Susan Murray, del Royal College of Surgeons (Colegio Real de Cirujanos) en Dublín, lo vio de primera mano en 2014 cuando era becaria en un hospital rural en Irlanda.
En los meses anteriores, más de 11,000 personas en África occidental habían muerto de ébola, una enfermedad viral aterradora, altamente infecciosa y a menudo mortal. La epidemia parecía estar disminuyendo y no se habían producido casos en Irlanda, pero el temor público era palpable. “En la calle y en las salas de reunión, la gente estaba ansiosa”, recordó recientemente la Dra. Murray en un artículo publicado en The New England Journal of Medicine. “Tener el color de piel incorrecto era suficiente para que tus compañeros de viaje en el autobús o en el tren te miraran de reojo. Tosé una vez y se alejarán de vos.”
Se advirtió a los trabajadores del hospital de Dublín que se prepararan para lo peor. Estaban aterrorizados y preocupados por la falta de equipamiento de protección. Cuando un joven proveniente de un país con pacientes con ébola llegó a la sala de emergencias, nadie quería acercarse a él; las enfermeras se escondieron y los médicos amenazaron con abandonar el hospital. Solo la Dra. Murray se atrevió a tratarlo, según escribió, pero su cáncer estaba tan avanzado que todo lo que podía ofrecer era un cuidado paliativo. Luego de unos días, las pruebas confirmaron que el hombre no tenía Ébola; murió una hora después. A los tres días, la Organización Mundial de la Salud declaró que la epidemia de ébola había llegado a su fin.
La Dra. Murray escribió: “Si no estamos preparados para luchar contra el miedo y la ignorancia tan activa y reflexivamente como luchamos contra cualquier otro virus, es posible que el miedo cause un daño terrible a las personas vulnerables, incluso en lugares que nunca ven un solo caso de infección durante un brote. Y una epidemia de miedo puede tener consecuencias aún peores cuando se complica con cuestiones de raza, privilegio e idioma.”
Peste Negra y recuerdos oscuros
Imagen. Desinfectando una mesa de autopsias en un hospital de peste en Mukden, China, en 1910, durante una ola de peste neumónica, también causada por la bacteria Yersinia pestis. Crédito Biblioteca del Congreso / Corbis / VCG, a través de Getty Images
La peste bubónica ha golpeado varias veces en los últimos 2.000 años, matando a millones de personas y alterando el curso de la historia. Cada epidemia amplificó el miedo que se daría con el brote siguiente. La enfermedad es causada por una cepa de bacteria, Yersinia pestis, que vive en las pulgas que viven en las ratas. Pero la peste bubónica, que se conoció como la Peste Negra, también puede transmitirse de una persona infectada a otra persona a través de gotitas respiratorias, por lo que no puede erradicarse simplemente matando ratas.
Los historiadores describen tres grandes oleadas de la peste, sostuvo Mary Fissell, historiadora de Johns Hopkins: la peste de Justiniano, en el siglo VI; la epidemia medieval, en el siglo XIV; y una pandemia que golpeó a fines del siglo XIX y principios del XX.
La pandemia medieval comenzó en 1331 en China. La enfermedad, junto con una guerra civil que estaba en su apogeo en ese momento, mató a la mitad de la población de China. A partir de ahí, la plaga se trasladó a Europa, África del Norte y Oriente Medio a lo largo de las rutas comerciales. En los años entre 1347 y 1351, mató al menos a un tercio de la población europea. La mitad de la población de Siena, Italia, murió.
“Es imposible para la lengua humana contar la horrible verdad”, escribió el cronista del siglo XIV Agnolo di Tura. “De hecho, alguien que no haya visto tal horror puede ser llamado bendito.” Los infectados, escribió, “se hinchan debajo de las axilas y en las ingles, y caen mientras hablan”. Los muertos fueron enterrados en fosas, a montones.
En Florencia, escribió Giovanni Boccaccio, “No se le dio más respeto a las personas muertas que el que hoy en día se le da a las cabras muertas”. Algunos se escondieron en sus casas. Otros se negaron a aceptar la amenaza. Boccaccio escribió que su forma de afrontarla era “beber mucho, disfrutar de la vida al máximo, cantar y divertirse, satisfacer todos los antojos cuando surgiera la oportunidad y menospreciar todo como si se tratara de una gran broma”.
Esa pandemia terminó, pero la plaga volvió a darse. Uno de los peores brotes comenzó en China en 1855 y se extendió por todo el mundo matando a más de 12 millones solo en India. Las autoridades sanitarias de Bombay incendiaron barrios enteros tratando de librarlos de la peste. “Nadie supo si esto hizo alguna diferencia”, afirmó el historiador de Yale Frank Snowden.

Imagen. Diseccionando ratas en Nueva Orleans en 1914 en busca de señales de ser portadoras de peste bubónica. Crédito Corbis, a través de Getty Images

No está claro qué hizo que la peste bubónica decayera. Algunos estudiosos han argumentado que el clima frío mató a las pulgas portadoras de la enfermedad, pero eso no habría interrumpido la propagación por la vía respiratoria, señaló el Dr. Snowden.
O tal vez se debió a un cambio en el tipo de ratas. En el siglo XIX, la peste no era transmitida por ratas negras sino por ratas marrones, que son más fuertes y ariscas, y tienen más probabilidades de vivir lejos de los humanos. “Ciertamente no querrías una como mascota”, dijo el Dr. Snowden.
Otra hipótesis es que la bacteria evolucionó hacia una variante menos mortal. O quizás las acciones de los humanos, como la quema de aldeas, ayudaron a calmar la epidemia.
La peste nunca se fue realmente. En los Estados Unidos, las infecciones son endémicas entre los perros de las praderas en el sudoeste y pueden transmitirse a los seres humanos. El Dr. Snowden dijo que uno de sus amigos se infectó después de una estadía en un hotel en Nuevo México. El anterior ocupante de su habitación tenía un perro cuyas pulgas transportaban el microbio.
Tales casos son raros y en la actualidad se pueden tratar con éxito con antibióticos, pero cualquier informe sobre un caso de peste despierta el miedo.
Una enfermedad que realmente terminó
Imagen. Edward Jenner, uno de los primeros desarrolladores de la vacuna contra la viruela, inoculó a un niño de la enfermedad en 1796. Crédito Hulton Archive / Getty Images

Entre las enfermedades que han logrado un final de tipo médico está la viruela. Pero es excepcional por varias razones: existe una vacuna eficaz que brinda protección de por vida; el virus, Variola minor, no posee un huésped animal, por lo que eliminar la enfermedad en humanos significó su eliminación total; y sus síntomas son tan inusuales que la infección es obvia, lo que permite cuarentenas efectivas y rastreo de contactos. Pero mientras todavía estaba en su esplendor, la viruela era horrible. Epidemia tras epidemia hizo estragos en el mundo, durante al menos 3.000 años. Las personas infectadas con el virus desarrollaban fiebre, luego una erupción que se convertía en manchas llenas de pus, que se incrustaban y caían dejando cicatrices. La enfermedad mató a tres de cada 10 de sus víctimas, a menudo después de un inmenso sufrimiento.
En 1633, una epidemia entre los nativos americanos “conmovió a todas las comunidades aborígenes del noreste y seguramente facilitó el asentamiento inglés en Massachusetts”, dijo el historiador de Harvard, Dr. David S. Jones. William Bradford, líder de la colonia de Plymouth, relató la enfermedad entre los aborígenes americanos, diciendo que las pústulas rotas bien podían hacer que la piel de un paciente se pegara a la estera en la que yacía, solo para arrancarla. Bradford escribió: “Si se los vuelca de costado, todo un lado se desvanecerá de una vez, por así decirlo, y todo será sangre sangrienta, pavorosa de contemplar”.
La última persona en contraer viruela, naturalmente, fue Ali Maow Maalin, un cocinero del hospital en Somalia, en 1977. Se recuperó, solo para morir de malaria en 2013.
Gripes olvidadas
La gripe de 1918 se presenta hoy como el ejemplo de los estragos de una pandemia y el valor de las cuarentenas y el distanciamiento social. Antes de que terminara, la gripe mató entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo. Afectó a adultos jóvenes y de mediana edad: niños huérfanos, familias sin nadie que les proveyera el sustento, tropas destructoras en medio de la Primera Guerra Mundial.
En el otoño de 1918, William Vaughan, un destacado médico, fue enviado a Camp Devens, cerca de Boston, para informar sobre una gripe que estaba causando estragos allí. Vio “cientos de jóvenes leales vistiendo el uniforme de su país, que ingresaban a las salas del hospital en grupos de diez o más”, escribió. “Se los ubica en catres cuando las camas ya están ocupadas, pero otros se apiñan en multitud. Sus rostros pronto toman el aspecto de un yeso azulado, una tos angustiante produce esputo manchado de sangre. Por la mañana, los cadáveres se apilan en la morgue como leños de madera. El virus, escribió, “demostró la inferioridad de los inventos humanos ante la destrucción de la vida humana”.
Imagen. Voluntarios de la Cruz Roja en Piedmont, California, haciendo máscaras en octubre de 1918. Crédito Edward (Doc) Rogers / MediaNews Group / Oakland Tribune, a través de Getty Images
Después de arrasar el mundo, esa gripe se desvaneció, evolucionando hacia una variante de gripe más benigna, que se presenta año tras año. “Tal vez fue como un incendio que, después de quemar la madera disponible y de fácil acceso, se apaga”, dijo el Dr. Snowden.
También finalizó socialmente. La Primera Guerra Mundial había terminado; la gente estaba lista para un nuevo comienzo, una nueva era y ansiosa por dejar atrás la pesadilla de la enfermedad y la guerra. Hasta hace poco, la gripe de 1918 había sido en gran medida olvidada.
Siguieron otras pandemias de gripe, ninguna tan grave pero, sin embargo, aleccionadoras. Por la gripe de Hong Kong de 1968 murieron un millón de personas en todo el mundo, incluidas 100.000 en los Estados Unidos, en su mayoría personas mayores de 65 años. Ese virus todavía circula como una gripe estacional, pero su trayectoria inicial de destrucción y el miedo que la acompañó rara vez se recuerdan hoy.
¿Qué pasará con Covid-19?
Una posibilidad, dicen los historiadores, es que la pandemia de coronavirus podría finalizar socialmente antes de terminar médicamente. Las personas pueden cansarse tanto de las restricciones al punto de terminar declarando el fin de la pandemia, aun cuando el virus continúe ardiendo en la población y antes de que se encuentre una vacuna o un tratamiento efectivo.
“Creo que este tipo de problema psicológico-social de agotamiento y frustración existe”, dijo la historiadora de Yale, Naomi Rogers. “Podemos llegar a un momento en que la gente solo diga:” Ya basta. Merezco poder volver a mi vida normal. “
Ya está sucediendo. En algunos estados, los gobernadores han levantado las restricciones, permitiendo la reapertura de peluquerías, salones de cuidado de uñas y gimnasios, desafiando las advertencias de los funcionarios de salud pública en el sentido de que tales pasos son prematuros. A medida que crece la catástrofe económica causada por los cierres, más y más personas pueden estar listas para decir “ya basta”. “Se está dando este tipo de conflicto ahora”, dijo el Dr. Rogers. Los funcionarios de salud pública tienen en su mira un final médico, pero algunos miembros del público se refieren a un fin social.”
¿A quién le corresponde declarar el fin?” Dijo el Dr. Rogers. “Si rechazás la idea de que ya estamos en el final, ¿qué estás rechazando? ¿Qué afirmás cuando decís “No, no está terminando”? El desafío, sostuvo el Dr. Brandt, es que no habrá una victoria repentina. Tratar de definir el final de la epidemia “será un proceso largo y difícil”

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.