Cómo proteger y reparar la piel: un nuevo paradigma. ROS * y antioxidantes

Nosotros, en Skin Actives, entendemos la gravedad del problema que las especies reactivas de oxigeno (ROS*) representan para la salud de la piel.   Nosotros enfrentamos el problema de una manera diferente y por eso me refiero a la existencia de un  nuevo paradigma en el cuidado de la piel.

El concepto clave es que la piel está viva y es bastante capaz de hacer su trabajo, hasta que ya no lo es. ¿Qué ha cambiado? La piel envejece, o está dañada, o el entorno cambia y supera a sus defensas.

Nuestra respuesta: reponemos las defensas naturales de la piel, siguiendo cuidadosamente el sistema antioxidante que ya está establecido y funciona en nuestra piel. No innovamos en el sentido de imponer nuevos sistemas, simplemente renovamos, “recargamos” el orden natural. Podemos lograr esto porque entendemos cómo funciona la piel: su anatomía, fisiología, bioquímica y biología molecular. Increíbles avances científicos en las últimas décadas lo han hecho posible y tenemos los medios para concretarlos.

El problema:
Para proteger tu cuerpo, la piel tiene que soportar un bombardeo constante por ROS *, desde el exterior (que llegan a la piel desde el medio ambiente) y generadas dentro de la propia piel, ya sea como respuesta a la radiación UV incidente o formadas cuando respiran nuestras mitocondrias (asombrosas pero imperfectas).
El sistema antioxidante en nuestras propias células es muy complejo, como se muestra en la siguiente figura. La incluyo en un tamaño grande para que puedas apreciar la complejidad del sistema. La parte superior muestra lo que sucede en la epidermis, la parte inferior describe los eventos que se dan en la dermis. Podés ver factores externos (rayos UV, partículas urbanas, productos químicos nocivos) e internos (respiración imperfecta) que contribuyen a las ROS * y cómo dañan la célula y la piel. A la izquierda, las macromoléculas dañadas: ADN (pensá en mutaciones y cáncer), proteínas (arrugas, trastornos de pigmentación), lípidos (muerte celular). En negro, contribuyentes a las ROS *. En azul, los sistemas capaces de desarmar las ROS *.
FIGURA 1
Figura 1. De Rinnerhaler, M., Bischof, J., Streubel, M.K., Trost, A. y Richter, K. (2015) Oxidative Stress in Aging Human Skin. Biomolecules (Estrés oxidativo en el envejecimiento de la piel humana). Biomoléculas, 5, 545-589. http://dx.doi.org/10.3390/biom5020545. Interacción entre diferentes fuentes de ROS * y los sistemas antioxidantes en la piel. Esta figura muestra que nuestro cuerpo posee sistemas antioxidantes capaces de desarmar las ROS *. Lo que no se muestra aquí (pero se discute extensamente en el artículo citado) es cómo estas defensas pueden ser insuficientes para lidiar con la vida real, especialmente en un ambiente contaminado.

Y aquí tenés otra figura que muestra que nuestros cuerpos pueden ser incapaces de hacer frente a las ROS * según sea la condición de la capa que reviste los pulmones (no existe un equivalente en la literatura que muestre cómo se da esto cuando de la piel se trata). La incluyo aquí no para asustarte, sino para mostrar cómo la capacidad intrínseca del cuerpo para lidiar con las ROS * puede verse completamente superada en ciudades contaminadas. Y esto significa que las personas que viven en Pune, Beijing, Nueva Delhi o Yakarta (y muchas otras) están expuestos a más ROS * de las que sus pulmones (y probablemente su piel) pueden soportar.

FIGURA 2
De Lakey, P. S. J., Berkemeier, T., Tong, H., Arangio, A. M., Lucas, K., Pöschl, U. y Shiraiwa, M. (2016). Chemical exposure-response relationship between air pollutants and reactive oxygen species in the human respiratory tract (Relación exposición-respuesta química entre contaminantes del aire y especies reactivas de oxígeno en el tracto respiratorio humano). Scientific Reports, 6: 32916.. doi: 10.1038 / srep32916. Concentración total de ROS en el líquido del revestimiento epitelial después de dos horas de inhalación y deposición de PM2.5 ambiente (partículas finas de materia). En el panel (C), la barra horizontal de rayas verdes indica el nivel de ROS característico de los humanos sanos (~ 100 nmol L − 1), y la envoltura gris representa el rango de concentraciones de ROS inducidas por aerosoles que se obtienen a partir de fracciones de masa próximas a los límites superior e inferior de componentes redox activos observados típicamente en ambientes PM2.5. Las fracciones solubles en agua totales de hierro y cobre pueden variar entre ~ 5–25% y ~ 20–60%, respectivamente, en una amplia gama de ambientes diferentes, que están representados por las barras de error. El Amazonas (antes de la reciente destrucción intencional e intensiva por incendios y antes de Bolsonaro) 2. Edimburgo 3. Toronto 4. Tokio 5. Budapest 6. Hong Kong 7. Milán 8. Guangzhou 9. Pune 10. Beijing 11. Nueva Delhi 12. Indonesia.

¿Cómo llegan nuestros pulmones y defensas cutáneas a ser insuficientes? ¿Nuestro cuerpo no puede hacer frente a cualquier cosa y a todo? Por supuesto que no, de lo contrario no nos enfermaríamos y nuestra piel se mantendría suave y saludable por siempre.

El (muy científico) enfoque de Skin Actives

El enfoque SAS es posible hoy debido a los extraordinarios avances en bioquímica y biología molecular logrados por los científicos en las últimas décadas (HS también estuvo allí, en la mesada del laboratorio).

El pasado
En el pasado reciente (antes de SAS), la única opción era aplicar a la piel cualquier antioxidante disponible (véase el efecto de la luz de la calle). Esto no significa que los antioxidantes disponibles en el pasado no fueran buenos, pues la mayoría lo eran y aún lo siguen siendo; ¡simplemente no eran suficientes!
Los antioxidantes de bajo peso molecular están presentes en plantas y animales, y se puede disponer de ellos fácilmente como ingredientes para el cuidado de la piel. Desde el punto de vista de su química, los antioxidantes de bajo peso molecular pueden donar electrones a una ROS *, desarmándola. El antioxidante, a su vez, se oxida hacia una sustancia química que no es nociva para la planta o el animal. Algunos ejemplos: polipenoles (ácidos fenólicos, flavonoides, antocianinas, lignanos y estilbenos), carotenoides (xantófilas y carotenos) y vitaminas (vitamina E y C).
Algunos antioxidantes naturales y sintéticos de bajo peso molecular muy buenos en la era anterior a SAS también se incluyen en nuestro suero, como el ascorbil fosfato de magnesio (un derivado de la vitamina C), ácido ferúlico y muchos derivados curcuminoides, té verde EGCG, licopeno, astaxantina fucoxantina. El glutatión, un péptido, es clave para el sistema antioxidante, y también ha estado disponible por un tiempo. También estaban disponibles enzimas como la superóxido dismutasa (SOD) y la catalasa, pero como extractos de plantas o animales crudos con baja actividad específica, ya sea porque eran muy impuros y/o porque habían perdido actividad durante el proceso de purificación o incluso luego debido a las condiciones de almacenamiento. La mayoría de las enzimas son proteínas y se pueden desnaturalizar fácilmente.

Ahora
Agregamos unos pocos antioxidantes de bajo peso molecular, algunos de ellos muy especiales. Pero lo que es único acerca de nuestro suero antioxidante es que le agregamos las proteínas necesarias para reponer los sistemas antioxidantes naturales de la piel humana. Aún cuando otros pueden también tener acceso a la tecnología, en Skin Actives nos especializamos en la producción de proteínas antioxidantes de alta pureza y alta actividad específica desarrolladas para satisfacer las necesidades de la piel humana.

¿Qué hay en el suero antioxidante SAS?

ROS * BioNet, el nuevo paradigma en el cuidado de la piel, que defiende nuestra piel de las ROS *, incluye tres proteínas humanas sintéticas – tioredoxina, glutaredoxina (GRX) y superóxido dismutasa- para reforzar las defensas naturales de nuestra piel. Junto con el glutatión, un péptido antioxidante crucial, reforzarán la sección que corresponde al sistema de glutatión en el armamento natural anti-ROS * de la piel.

Ingredientes: agua, biofermento de algas marinas (Lactobacillus/filtrado de fermento de algas marinas), PCA de sodio, fosfato de ascorbilo de magnesio (vitamina C), hialuronato de sodio (ácido hialurónico), ácido ferúlico, extracto de hoja de aloe barbadensis (aloe vera), Camelia sinensis (té verde ), Galato Epigalocatecina, Niacinamida, Carnosina, Hesperidina, MetilCalcono, Carnitina, Tetrahidrodiferuloilmetano (y) Tetrahidrodemetoxidiferuloilmetano (y) Tetrahidrobisdemetoxidiferuloilometano, Extracto de hoja de tallo bicolor de sorgo, licopeno, astaxantina, fucoxantina, polisacárido de porfirio, glutatión, polipéptido sh-2, polipéptido sh-77 (glutaredoxina (GRX)), superóxido dismutasa, ácido cítrico, propilenglicol (y) diazolidinilo (y) ureadiazolidinilo (y) metilparabeno (y) propilparabeno.

Activos por propiedad
Antiinflamatorio: biofermento de algas marinas, polisacárido de Porphyridium (un alga parda)
Antioxidantes de bajo peso molecular: té verde EGCG, ácido hialurónico, hesperidina, metil chalcona, tetrahidrocurcuminoides, extracto de sorgo bicolor, licopeno, astaxantina, fucoxantina, polisacárido de porfirio.
Antioxidantes del sistema glutatión: glutatión, tioredoxina (TRX, polipéptido sH 2), polipéptido sh-77 (glutaredoxina (GRX)), superóxido dismutasa.
Producción de energía: carnitina (transporta ácidos grasos a las mitocondrias para una mejor producción de energía).
Glicanos: biofermento de algas marinas, polisacárido de porfirio, extracto de aloe barbadensis.
Probióticos: biofermento de algas marinas.
Protección de la estructura proteica: carnosina (más todos los antioxidantes)

ADVERTENCIA: Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la FDA y no están destinadas a diagnosticar, curar, tratar o prevenir ninguna enfermedad.

Traducido por la Dra Cecilia Hidalgo

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.